Juayúa: lugar de cascadas y aventura

Publicado en: October 24, 2016

El segmento de turismo de aventura crece en toda Centroamérica y El Salvador no es la excepción.

En el municipio de Juayúa, Sonsonate, a unos 85 kilómetros al occidente de la capital salvadoreña se encuentra la ruta de las Siete Cascadas y los Chorros de la Calera, donde los excursionistas nacionales y extranjeros realizan escalada en cascadas, un deporte que desde hace dos años está ganando más adeptos en el país y fuera de este con turistas europeos.

Los amantes de la adrenalina podrán disfrutar de la naturaleza al máximo, parajes exóticos, caminatas de cuatro horas por senderos extremos.

El primer punto es la cascada El Bebedero, con una altura de 85 mts. Le sigue la cascada El Bejuco, con una altura de 40 mts., así sigue la caminata unos metros más para llegar a la formación El Arcoíris, un lugar exuberante en flora y fauna que lo dejará sorprendido.

Pero la cascada La Escalata es la indicada para realizar la escalada y sentir la adrenalina en sus venas. Con una altura aproximada de 40 metros y con rocas que desafían la estabilidad hacen de este deporte extremo uno de los más deseados en la época lluviosa que va desde mayo a octubre. Para practicar este tipo de escalada hay dos categorías: nivel medio y nivel extremo, esto depende de la inclinación en la que se encuentre la cascada, los obstáculos que tenga para llegar a la cima, además de la condición física del participante, ya que requiere de equilibrio y destreza.

Andrés Ventura, presidente de la Unión Ecológica de Turismo Rural (Uecotour), detalla que la ruta de las Siete Cascadas tiene dos años y la mayoría a quienes brindan el tour son extranjeros y unos cuantos nacionales. “Es un tour que le gusta practicarlo al extranjero, en especial a los de Polonia, Francia e Italia, ellos disfrutan el deporte porque les gusta la aventura y lo extremo”, dijo Ventura.

El tipo de escalada que se realiza es libre, debido a que no se utiliza arnés, o algún tipo de protección en el cuerpo, solo se requiere de zapatos tenis, ropa cómoda, casco, un guante y un traje de baño para darse un buen chapuzón. Una caminata que sin duda le quitará el estrés ocasionado por el bullicio de la ciudad. Stefany López, turista salvadoreña, asegura que nunca había visitado esta ruta, ni tampoco había escalado una cascada. “Este lugar es un sueño, me puedo resfrescar al mismo tiempo de escalarlo, es magnífico”, añadió López.

Share This:


Más artículos:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *